sábado, 2 de febrero de 2013

The Walkmen: Pequeña Casa De Salvajes

Que pasa cuando tratas de traer la modalidad antigua de trabajar en el estudio al día de hoy, obtienes un grupo, que en vez de sonar a lo mejor viejo y copia de algo por aquella forma de crear música, suena tan refrescante como novedoso.

Este es el caso de la banda norteamericana The Walkmen, formada en Washington D.C (después se mudaron a una de las mecas musicales del país del norte como lo es New York) después del rompimiento de una de las bandas, que muchos críticos apresuraron en nominar como una de las nuevas bandas del rock and roll gringo, llamada Jonathan Fire*Eater. Los sobrevivientes de aquel grupo, el encargado del órgano Walter Martin, el guitarrista Paul Maroon, y el batero Matt Barrick se unieron al vocalista Hamilton Leithauser y al bajista Peter Bauer para formar un proyecto que, hasta el día de hoy, exuda tanta oscuridad como luminosidad.


Tuvieron la visión de grabar todo desde un estudio creado especialmente por ellos, con equipos análogos (alejándose de la actual idea de que lo tecnológico es lo que la lleva) al cual le pusieron como nombre Marcata Recordings, que lamentablemente desapareció una vez que la universidad de Columbia comprara el edificio en el año 2006. Aquel estudio se puede ver en el video de “The Rat” y en la caratula del disco Bows + Arrows

Con 4 discos han logrado posicionarse como una de las bandas importantes de la movida indie de U.S.A. el primero, titulado “Everyone Who Pretended to Like Me Is Gone” es una obra con una oscuridad de un universo alterno que te transporta a un mundo tan raro que gusta. Como primer disco es un genial trabajo que libera tensiones y nos advertiría que aún no venia lo mejor.


El disco mas importante de la banda es el segundo, lograron superar la maldición del “sophmore álbum” (como le dicen los gringos) presentándole al mundo el Bows + Arrows, editado en el año 2004. Un disco que tiene muchas vueltas y muchas maneras de mirar. Es una combinación de sonidos que te llevan desde la desesperación a la calma con una musicalización que logra construir el efecto con el solo pasar de tracks. Uno de los ejemplos mas claros es el caso de “The Rat” que hace una apología en su lírica de la angustia de sentir la incomprensión de aquella mujer que se fue, pero aun tiene las agallas de pedir favores a pesar de haber dejado en el suelo al tipo. Destacan tracks bellisimos como 138th Street, New Year’s Eve y No Christmas While I’m Talking.


Posteriormente sacaron el disco A Hundred Miles Off, un disco que escapó un poco de esa atmosfera oscura del “Bows…” para iluminar un poco mas el asunto, pero sin alejarse del sonido característico de la banda. Después editan un álbum que es un cover del disco de Harry Nilsson, producido por John Lennon, en 1974, llamado Pussy Cats, el disco llevo el original titulo de "Pussy Cats" Starring the Walkmen, donde hacen versiones track por track de aquel disco de los setentas. Según la banda nació como un chiste, pero que rápidamente se convirtió en una realidad.


The Walkmen aún siguen creciendo musicalmente, lo han demostrado con la evolución que han hecho disco a disco, ¿estas preparado para seguirlos?


(Publicado originalmente en POTQ el 30 de Enero 2008)

No hay comentarios: