miércoles, 30 de mayo de 2007

Politica (o falta de esta en la actualidad segun preceptos platonicos)

Me da pena que todos los políticos se llenen la boca hablando de aquello que comenzó como algo tan bello como fue la política, en tiempos de la Grecia antigua.

Una de las cosas que he aprendido en mi ramo de pensamiento político en la Universidad es que uno de los grandes filósofos de aquella Grecia, llena de personajes pensantes, el gran hombre llamado Platón, tenia una idea de que la verdadera ciencia del político son la justicia y la felicidad de la ciudad que son secuelas del conocimiento filosófico del gobernante.

Pienso y pienso y aun no veo ese concepto llevado acabo por los gobernantes actuales, que no buscan mas que autosatisfacerse de lujos y de dinero por sobre buscar el real trabajo de ellos, que es el buscar el bien común que se encuentra en el contacto con la gente a las cuales gobiernan.

La justicia cada día se pierde mas en tecnicismos entregados de mano de la burocracia, que en vez de humanizarla, la enfría volviéndola en una maquina que no deja encontrar eso tan primario que es el estar bien con algo gracias a ese ideal de lo justo, llámese en esta oportunidad la ciudad en la que uno vive y con la gente, la sociedad con la cual formamos realidades constantemente.
En el campo de la felicidad también encontramos que los gobernantes no están haciendo bien su trabajo, porque piensan en la felicidad personal, se suben los sueldos, se cambian los autos constantemente para poder moverse en lo ultimo de la tecnología automotriz, se embolsan grandes sobresueldos que deberían funcionar como gastos reservados pero terminan pagando cuotas de una casa nueva en la playa o en cosas que utilizaran una vez alejados de la vida “política”

¿Que queda para aquellos a quienes gobiernan?... quedan casas que se llueven en invierno, las cuales deben seguir pagando. Queda moverse en un sistema de transporte que no funciona. Queda vivir con pensiones miserables después de haber trabajado años. Queda todo lo contrario a la felicidad, queda el desamparo de vivir en las tinieblas.

A las finales es culpa de Maquiavello que vino a destruir esos preceptos de la política antigua para incluir en el ideario conciente del mundo conceptos que convierten eso de buscar la justicia y la felicidad en ideas retrogradas y antiguas y que trae nuevas ideas pero sin corazón y sin alma. Pero están en las nuevas generaciones de políticos buscar eso que esta perdido, eso de lo cual nos hablaba Platón, a lo mejor el tipo era un idealista, pero con sueños se ha construido el mundo, ¿por que no podríamos volver a lo primario, a lo bello de las cosas?, perdone usted si estoy soñando… pero soñar… es gratis.

No hay comentarios: