miércoles, 23 de mayo de 2007

Bachelet: Del Carisma A La Intuición Femenina

Últimamente a la presidenta Bachelet se le ha ido en “colleras” todo su sistema político, llámese la forma de poder gobernar, ella con sus “consejeros” llamados ministros y también la perdida de control de la coalición que estuvo detrás de ella cuando gano y se convirtió en “la mayor evolución social de los últimos tiempos” por ser una mujer la mandataria de un país sudamericano.

Pero la presidenta siempre careció de control y conocimiento del fondo por sobre la forma, y eso queda demostrado a lo largo de su carrera política, muy pobre anterior a la candidatura y potencial victoria presidencial, que se podría decir que solo sirvió como una cortina para poder hacer cambios que al final son mas cambios genéricos, de que se paso de la supremacía masculina a un manejo fenemino.

Por eso hay que ser bien sinceros, la mujer paso de un ministerio de salud con la cola entre las piernas, puesto que su gestión no fue de las mejores, para manejar un ministerio de defensa que fue simbólico por ser hija de preso político y ser exiliada en el gobierno del general Pinochet a Alemania.

Una vez a dentro de la moneda con un nuevo cargo de mas poder, como es el ser presidente de la republica y sin tener una agenda política clara y consistente, a la mujer se le comenzó a pedir de vuelta todo lo que había prometido y la gente confió en este cambio. Creyeron que la mujer haría cambios estructurales pero con una sensibilidad que solo las mujeres tienen, una sensibilidad que las lleva a tomar decisiones que son en pos del bien común pero lamentablemente el “bien común” desaparece cuando la política se convierte en un juego sucio (gracias a Maquiavelo) por sobre una ciencia limpia y benefactora (el ideal griego de justicia “social”).

Es cierto que la presidenta arrastro problemas a su gobierno que venían de mucho antes, por ejemplo el de la educación que se arrastraba desde el ultimo día de gobierno de Pinochet, y que sus antecesores no supieron dar una lógica y estructurada solución, el de transporte con un sistema creado en el gobierno de su antecesor, el ex presidente lagos. Sin tomar en cuenta que heredó toda la corrupción acumulada en todos los anteriores gobiernos de la Concertación. Uno presupone que los gobernantes que son elegidos lograran solucionar los problemas y además no agregar mas inconvenientes a la mezcla, eso requiere de un gran carácter, agenda clara y precisa, por sobre el carisma que demostró en su campaña.

No es el caso de grandes ejemplos de mujeres gobernantes como Golda Meir, que ayudo a construir la nación israelita. Cuando estuvo en el cargo, se enfrento a un problema gravísimo como fue la masacra en las olimpiadas de Munich de 1972 donde murieron 11 atletas de aquella nación y tuvo que afrontar una de las “guerras” recordadas del medio oriente, como fue la de Yom Kippur (ocurrida dentro de los días de esa festividad judía en el año 1973). O el caso también de Margaret Thatcher en Inglaterra que dio cátedra de cómo mostrar mano dura siendo mujer enfrentando conflictos como el sucedido en la guerra de las Malvinas en el año 1982 después de la invasión de las islas por militares argentinos.

Aquellos son ejemplos claros donde se muestra que se necesita un carácter combinado con carisma para poder gobernar una nación y estas mujeres demostraron que siendo las primeras en su condición (primeras ministras de Israel y de Inglaterra) gobernando países que tienen una importancia mundial, fueron las que lograron romper las barreras generacionales y convertirse en lideres que serán recordadas en los libros de historia para años venideros.

La pregunta que cabe hacerse es que ¿Bachelet será recordada para los años futuros?, ella ¿será recordada como estas mujeres gobernantes que tuvo el mundo y que ayudaron a construir sus países dentro de la comunidad global? Sinceramente creo que no por que a la presidenta de Chile le falta, como ya lo habíamos dicho antes, carácter, pero después de ver el discurso del 21 de mayo puedo concluir que le falta aun otra cosa muy importante, que es una visión de fondo de los problemas. Inyecta millones a la educación pero no se preocupa de ver la calidad de los profesores.

Su gobierno será mirado en el futuro como una mala movida política, por que la que pierde es ella, no tanto su equipo político, ella era la encargada de manejar el país, los demás cargos alrededor son solo consejeros que tienen un trabajo casi complaciente de decirle a ella que todo esta bien y de confiada les da visto bueno. Queda claro cuando dijo que una intuición femenina le decía que el Trasantiago estaba mal y que casi no lo implementa por aquella percepción. Por ella pasan las decisiones y al parecer nos condenamos a vivir de intuiciones femeninas, señora presidenta, ¿Qué le dice su intuición frente a su futuro político y presidencial?

No hay comentarios: